¡Despierta emociones y di a gritos que te compren!

¡Despierta emociones y di a gritos que te compren!

Primero sentimos, luego compramos.

La cultura inca, unida al “pienso, luego existo” de Descartes, ha dado un vuelco al branding y a la cultura empresarial, dando más importancia a lo emotivo que a lo racional. Y tú, ¿sigues anclado en el pasado, o eres un despertador de emociones?.

Esta nueva filosofía se está comenzando a usar en Estados Unidos y Europa con grandes resultados, ya que es una buena manera de trazar lazos entre las partes interesadas; clientes y trabajadores. Si eres lo suficientemente valiente como para seguir esta nueva línea y no quedarte atrás, te presentamos las ideas clave de esta forma de branding.

Olvida los números, tus clientes no son cifras ni números.

Olvida los estudios que has oído anteriormente, olvida los rangos de edad, las estadísticas, etc. Tus clientes tienen expectativas y sentimientos. Fíjate en sus anhelos y explótalos.

Maslow ya lo dijo.

La pirámide de Maslow ya lo indicaba, las necesidades emocionales cumplen una función muy importante dentro de la autorrealización de la persona. Ten en cuenta las emociones básicas que muestra la psicología moderna: amor, amistad, afiliación, nacionalismo, alegría, etc. Tienes que hacer notar tu producto a partir de las necesidades que muestre el colectivo al que va dirigido.

Platón y Aristóteles ya lo predecían.

Cada uno vivía en su mundo, Platón en el mundo de las ideas y Aristóteles en el terrenal. Esta misma diferenciación debes de hacer con tu producto. Tus clientes necesitan, por un lado el producto físico, pero también necesitan la parte emocional. Por ejemplo: si vendes un producto para tintar las canas, por un lado estás cubriendo el producto que demandan, y por otro les estás haciendo sentir joven. Parte de separar ambas necesidades y tu empresa triunfará.

Apuesta por la publicidad emocional.

Nos bombardean con tantos anuncios superficiales, vacíos de contenido,  y poco creíbles, que digamos que la publicidad influye poco en los receptores. Hay varios estudios sobre la publicidad emocional que indican que se toma más en cuenta ésta que cualquiera otra dotada de demasiado contenido. Un ejemplo de esta publicidad es la que se usa en las campañas de accidente de tráfico, observa y atiende como te afecta una u otra.

Tu cliente no vive en una cueva.

A la hora de sentarte y pensar en la imagen corporativa, publicidad, logotipo, etc., piensa siempre en tu posible comprador situado en un contexto. ¿Qué necesidades tiene ese contexto?. Desde que nacemos estamos apocados a la emocionalidad, por lo que no entendemos el mundo sin ella. Por ello, tu marca debe de estar dotada de todo lo que anhela un ser humano.


En Cara Pública te diseñamos tu IMAGEN CORPORATIVA a partir de 299€. ¿Aún no tienes un logotipo en condiciones?. Además, ahora te regalamos las tarjetas. Aprovecha esta oportunidad.

quiero una imagen profesional

En Cara Pública te diseñamos una página web LANDING PAGE profesional por 195€. Comienza ahora a rentabilizar tu idea de negocio.

Quiero mi web para empezar a vender


¿Qué te ha parecido?